Sistema Endocannabinoide

El cuerpo humano cuenta con diferentes sistemas biológicos para su funcionamiento. Estos sistemas son conjuntos de órganos similares por su estructura, tejido o función predominante:

  • El sistema articular se refiere a las articulaciones (unión de dos o más huesos);
  • El circulatorio se trata de la sangre y los medios para transportarla; el esquelético hace mención a los huesos;
  • Sistema inmunológico es el que tiene que ver con todas las respuestas a agentes externos dañinos;
  • El linfático que transporta la linfa para la respuesta inmunológica;
  • El muscular que como su nombre lo dice comprende a los diferentes grupos musculares;
  • El integumentario o la piel que sirve como una barrera de nuestro cuerpo hacia el entorno
  • El endocrino que regula las hormonas y
  • El nervioso que regula las sensaciones.

De manera general, estos sistemas trabajan de manera sinérgica para el óptimo funcionamiento del cuerpo, sin embargo no son los únicos mecanismos existentes y cada uno de ellos cuenta con subsistemas y otros elementos que suplementan su actividad.

En 1988 los investigadores Allyn Howlett y William Devane encontraron que dentro del sistema nervioso tenemos abundancia de receptores específicos para los compuestos cannabinoides típicamente encontrados en la planta de Cannabis sativa: los receptores CB1 y CB2, que son activados por el THC y el CBD.

No obstante en 1992 Devane y el doctor Lumir Hanus descubren que no sólo sintetizamos cannabinoides sino que también los producimos dentro de nuestro cuerpo. La anandamida (homóloga del THC) y 2-AG (homóloga del CBD), entre otros endocannabinoides, se generan para regular procesos de:

  1. Apetito y digestión
  2. Metabolismo
  3. Dolor
  4. Inflamación
  5. Estado de ánimo
  6. Memoria y aprendizaje
  7. Motricidad
  8. Sueño
  9. Cardiovascular
  10. Formación muscular
  11. Reparación y crecimiento de huesos
  12. Funcionamiento del hígado
  13. Funcionamiento del aparato reproductor
  14. Estrés
  15. Funcionamiento de la piel y los nervios

Por lo tanto, se establece que contamos con un sistema endocannabinoide repartido por casi todos los demás sistemas, teniendo un efecto sobre los mismos. Este efecto llamado homeóstasis se refiere a la capacidad del cuerpo para mantener la estabilidad interna; si una fuerza externa (dolor, infección, etc) compromete dicha estabilidad, el sistema endocannabinoide entra en acción para tratar de regresar a la normalidad, esto mediante la señalización hacia los otros sistemas para que puedan realizar su trabajo de manera óptima.

Cuando existe una deficiencia en este sistema nos encontramos con problemas como migrañas, fibromialgia y síndrome de colon irritable, los cuales hasta hace unos años no tenían una causa identificada. Así pues, al consumir cannabinoides obtenidos de plantas (fitocannabinoides) podemos suplementar estas deficiencias o incluso apoyar en el tratamiento de otras dolencias no necesariamente surgidas de una falta de endocannabinoides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *