Uncategorized

Beneficios ecologicos del cañamo industrial

Beneficios ecológicos del cáñamo industrial Además de los efectos terapéuticos y productos que se obtienen de la fibra, flor y semilla de la planta de Cannabis industrial, su cultivo en si es una actividad que de manera directa e indirecta trae beneficios al medio ambiente: Gracias su corto ciclo productivo y a la forma de su crecimiento, el cáñamo no necesita de ningún tipo de plaguicida si se realiza un correcto arreglo de siembra. Esto es debido a que las plántulas de Cannabis, una vez mostrado el segundo par de hojas, comienzan a crecer más rápido que las malas hierbas dominando el dosel herbáceo al no permitir la entrada luz. Por otro lado existen pocas plagas específicas para la planta y esto seguirá así si se llevan a cabo metodologías agroecológicas de cultivo, como la rotación de cultivos. La manera en que su raíz se desarrolla así como su demanda nutricional la hacen una opción como cultivo relevo o de cobertera para así mantener la actividad microbiana del suelo y suprimir especies arvenses que se muestran en el periodo de barbecho (descanso) del suelo mientras no hay producción. Incluso, dependiendo de la variedad, puede crecer en terrenos marginales que no dan producción significativa con otros cultivos. Su alta tasa de captura de carbono es equiparable a la de los árboles con los cuales además compite como una de las especies que más biomasa produce en menos tiempo y es esto lo que la convierte en una alternativa excelente para obtener productos de papel que antes se obtenían de bosques importantes para el medio ambiente. Es más, la relación de celulosa y lignina que presenta, así como la forma de su pulpa y el contenido de grasas en sus semillas le confieren cualidades que son útiles para materiales de construcción, energéticos, bioplásticos, textiles y demás productos que hoy en día se obtienen de derivados del petróleo que como bien sabemos en su extracción, transformación y consumo está la mayor contaminación ambiental de nuestros tiempos. Con tan alto potencial es necesario recordar que puede prestarse a abuso por lo que reiteramos nuestro compromiso con el crecimiento sustentable de la planta y cómo deber armonizarse con las actividades locales. Sistemas agroforestales y el fomento a las variedades nativas de México juntos con los demás objetivos del Desarrollo Sustentable son también prioridades que podrían alcanzarse gracias a la derrama económica e interés en el campo y el ámbito rural que el Cannabis traerá. Facebook Instagram

Beneficios ecologicos del cañamo industrial Leer más »

Usos del cáñamo

USOS DEL CÁÑAMO Al Cannabis industrial, o como coloquialmente se le conoce: “cáñamo”, se le han atribuido alrededor de 25 mil productos diferentes. ¿Cómo es posible esto? La planta cuenta con tres partes cosechables de interés comercial: la flor, el tallo y las semillas, además de poder utilizarse las hojas, el polen y las raíces. De la flor se puede obtener medicina cannabinoide, Existen alrededor de 113 cannabinoides con una gran diversidad de efectos, sinergias y antagonismos entre ellos. Tan sólo una planta puede presentar hasta 60 cannabinoides, no obstante algunos de estos se encuentran en cantidades no significativas e invariablemente encontraremos en mucha mayor cantidad al THC y al CBD por lo que el interés se ha vertido principalmente en estos dos. Así como existe un sistema locomotor, digestivo, inmunológico, etc., el ser humano cuenta con un sistema que le permite sintetizar los compuestos obtenidos de la flor del cannabis: el sistema endocannabinoide. Repartidos por todo el cuerpo se encuentran los receptores CB1 y CB2 que al ser activados comienzan un proceso de homeostasis para el área en donde se encuentren, lo cual trae muchos efectos terapéuticos benéficos. Por otro lado, también se pueden encontrar alrededor de 200 terpenos distintos, los cuales se encuentran en todas las plantas que tengan olor o sabor y fungen como el sistema inmunológico de la planta, teniendo efectos terapéuticos por su cuenta; si bien pueden ser extraídos de cualquier planta, Cannabis es una de las plantas que más terpenos presenta. La combinación de terpenos y cannabinoides potencia el efecto de la medicina. Las semillas tienen un alto contenido nutricional, tan alto que de hecho son consideradas uno de los alimentos con mayor contenido de varios nutrientes asimilables, si no es que el mejor. Tres cucharadas de las semillas aportan aproximadamente 10 gramos de la proteína vegetal edestina y albúmina, además de contar con un 30% de ácidos grasos omega 3 y omega 6 en una relación 1:3 (es el desbalance en el consumo de estas grasas lo que trae problemas cardiacos). Por lo tanto cualquier alimento obtenido a base de las semillas será muy nutritivo, y es que el sabor de la semilla sin cáscara se asemeja a la nuez y se puede transformar en diferentes productos de industria alimenticia como leche, harina, queso, yogurt, aderezos y entre otros; la cáscara sola puede molerse para hacer polvos de proteína. La semilla entera puede presionarse para obtener aceite que puede ser utilizado para cocinar, barnizar, lubricar, pintar, cosméticos, medicina y un largo etcétera. Por último nos encontramos con el tallo, que puede dividirse en pulpa y fibra. La fibra es una de las más resistentes que existe y puede utilizarse virtualmente en reemplazo de cualquier otro textil comercial del planeta. La pulpa fue considerada un residuo hasta hace no mucho, no obstante ha demostrado ser la parte de la que se obtiene mayor cantidad de productos por su peculiar relación de celulosa y lignina, que son los tejidos vegetales empleados en la industria, y es sólo equiparable a aquella de los árboles pero producida en mucho menos tiempo; materiales de construcción, textiles, biocombustibles, papel, mulch, sustratos agrícolas, bioplásticos, supercapacitadores, insulación y hasta dinamita pueden obtenerse de los tallos del cáñamo Es importante aclarar que todos estos productos son posibles de existir la tecnología indicada para su procesado por lo que es importante desarrollar la industria cannábica por todos los frentes. A final de cuentas es la imaginación la que trae a flote todas estas y aún más posibilidades, estamos seguros que existen muchos más productos por descubrir e inventar. Facebook Instagram

Usos del cáñamo Leer más »

LOS COMPUESTOS CANNABINOIDES

Los compuestos Cannabinoides Además de los efectos terapéuticos y productos que se obtienen de la fibra, flor y semilla de la planta de Cannabis industrial, su cultivo en si es una actividad que de manera directa e indirecta trae beneficios al medio ambiente: Todas las plantas utilizan carbohidratos, lípidos y proteínas que sintetizan de la luz solar y de los nutrientes del suelo para respirar, alimentarse, transportar y traslocar solutos y productos, crear y diferenciar tejidos, y más funciones biológicas necesarias para su sobrevivencia y reproducción, mediante el metabolismo primario. Los animales (incluido el humano) obtenemos el mayor de nuestros beneficios mediante este metabolismo y lo que no aprovechamos es excretado. Sin embargo las plantas se encuentran inmóviles y no podría excretar esos elementos de la misma forma ya que estarían debajo de una pila de materia orgánica más alta que ellas! Y es por eso que desarrollaron un metabolismo secundario. El metabolismo secundario se refiere a todas los demás compuestos creados por la planta que, si bien son importantes, no son esenciales. Más bien fungen como interventores de la relación que tiene la planta con su entorno y otros seres vivos, llegando a tener efectos sobre otras plantas, atraer o alejar a polinizadores y depredadores, entre otras funciones. Son precisamente los productos (metabolitos) del metabolismo secundario los que son utilizados por los seres humanos en diferentes industrias por sus propiedades medicinales, nutritivas u organolépticas (sabor, olor, color). Diferentes plantas usan diferentes rutas metabólicas secundarias y dependiendo de la ruta por la que se biosintetizan, podemos dividir a los metabolitos secundarios en terpenoides, como los aceites esenciales (ruta del ácido mevalónico), compuestos fenólicos y derivados, como los flavonoides (ruta del ácido shikímico o malonato) y alcaloides, como la cafeína, morfina y entre muchas otras “–inas” (desde aminoácidos), sin embargo no hay un consenso aún sobre como dividir todos estos compuestos pues se siguen descubriendo más y sus estructuras y orígenes varían de gran forma. Tal es el caso de los cannabinoides. Estos compuestos químicos deben su nombre a que fueron observados por primera vez en Cannabis sativa pero eso no significa que sean exclusivos de ella. De hecho es importante aclarar que tenemos tres grupos de cannabinoides naturales, dependiendo de su origen: Fitocannabinoides: que vienen de plantas como Cannabis, el cacao y la pimienta negra. Endocannabinoides: producidos dentro del cuerpo, como la anandamida y el 2-AG. Cannabimiméticos: se asemejan lo suficiente a otros cannabinoides para activar los receptores CB1 y CB2 del organismo. Un ejemplo es el beta cariofileno. Cannabis puede presentar alrededor de 545 compuestos químicos conocidos, pero de todos esos el grupo cannabinoide es el más interesante por ser excepción a la norma en cuanto a clasificación se refiere pues tiene origen terpeno-fenólico pero actúa como alcaloide sin tener nitrógeno en su estructura. Si bien se han descubierto alrededor de 113 cannabinoides (a la fecha) son cinco los que tienen mayor importancia en la medicina actual gracias a que se encuentran en cantidades lo suficientemente elevadas para su síntesis. El tetrahidrocannabinol (THC) fue el primer cannabinoide investigado a fondo y ha sido la razón de la prohibición a nivel mundial debido a su uso recreativo ya que tiene propiedades psicotrópicas. De ser utilizado de manera adecuada, confiere beneficios tales como antiinflamatorio, analgésico, reduce riesgos cardiovasculares, ayuda contra la degeneración de la vista, Parkinson, anorexia, control de los síntomas del SIDA, estrés post-traumático e induce neuroplasticidad entre muchas otras. Cannabidiol (CBD) es el segundo más estudiado pues tiene una amplia gama de efectos terapéuticos sin la psicoactividad del THC: tratamiento de la epilepsia y convulsiones, reducción del dolor crónico, combate la psoriasis, reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y cáncer, control de ansiedad y paranoia, previene la formación de enfermedades autoinmunes, etc. El Cannabigerol (CBG) no tiene psicotopicidad y promueve el crecimiento de nuevas células cerebrales y óseas, tiene propiedades antidepresivas y antibióticas, reduce el dolor e irritación, inhibe el crecimiento de tumores y demás beneficios. Por acción del tiempo y de oxidación, la forma ácida del THC se transforma en Cannabinol (CBN), perdiendo psicoactividad. Se le atribuyen efectos como estimulador de apetito, control de cáncer de pulmón y células cancerosas, inhibe los síntomas de diferentes tipos de esclerosis, es anti epiléptico y antibiótico. El Cannabicromeno (CBC) que puede incluso a veces encontrarse en mayor cantidad que el CBD, funge como un antidepresivo, anti fúngico, antiinflamatorio, analgésico y antitumoral. Tetrahidrocannabivarin (THCV) es un homólogo del THC aunque no se sabe a ciencia cierta si tiene efectos psicotrópicos. Regula el nivel de azúcar en la sangre y el apetito, promueve el crecimiento óseo, tiene propiedades neuroprotectoras y puede controlar ataques de pánico. Cannabidivarin (CBDV) es un homólogo del CBD y está siendo estudiado aún pero se sabe que reduce náuseas y ataques epilépticos. Si bien el mercado farmacéutico se ha centrado en aislar estos cannabinoides en formas concentradas, es importante aclarar que su efecto se ve potenciado por el efecto “séquito” que se da al interactuar entre todos (junto con otros metabolitos como los terpenos) al consumir el espectro completo de componentes químicos de la planta. Facebook Instagram

LOS COMPUESTOS CANNABINOIDES Leer más »

Sistema Endocannabinoide

Sistema Endocannabinoide El cuerpo humano cuenta con diferentes sistemas biológicos para su funcionamiento. Estos sistemas son conjuntos de órganos similares por su estructura, tejido o función predominante: El sistema articular se refiere a las articulaciones (unión de dos o más huesos); El circulatorio se trata de la sangre y los medios para transportarla; el esquelético hace mención a los huesos; Sistema inmunológico es el que tiene que ver con todas las respuestas a agentes externos dañinos; El linfático que transporta la linfa para la respuesta inmunológica; El muscular que como su nombre lo dice comprende a los diferentes grupos musculares; El integumentario o la piel que sirve como una barrera de nuestro cuerpo hacia el entorno El endocrino que regula las hormonas y El nervioso que regula las sensaciones. De manera general, estos sistemas trabajan de manera sinérgica para el óptimo funcionamiento del cuerpo, sin embargo no son los únicos mecanismos existentes y cada uno de ellos cuenta con subsistemas y otros elementos que suplementan su actividad. En 1988 los investigadores Allyn Howlett y William Devane encontraron que dentro del sistema nervioso tenemos abundancia de receptores específicos para los compuestos cannabinoides típicamente encontrados en la planta de Cannabis sativa: los receptores CB1 y CB2, que son activados por el THC y el CBD. No obstante en 1992 Devane y el doctor Lumir Hanus descubren que no sólo sintetizamos cannabinoides sino que también los producimos dentro de nuestro cuerpo. La anandamida (homóloga del THC) y 2-AG (homóloga del CBD), entre otros endocannabinoides, se generan para regular procesos de: Apetito y digestión Metabolismo Dolor Inflamación Estado de ánimo Memoria y aprendizaje Motricidad Sueño Cardiovascular Formación muscular Reparación y crecimiento de huesos Funcionamiento del hígado Funcionamiento del aparato reproductor Estrés Funcionamiento de la piel y los nervios Por lo tanto, se establece que contamos con un sistema endocannabinoide repartido por casi todos los demás sistemas, teniendo un efecto sobre los mismos. Este efecto llamado homeóstasis se refiere a la capacidad del cuerpo para mantener la estabilidad interna; si una fuerza externa (dolor, infección, etc) compromete dicha estabilidad, el sistema endocannabinoide entra en acción para tratar de regresar a la normalidad, esto mediante la señalización hacia los otros sistemas para que puedan realizar su trabajo de manera óptima. Cuando existe una deficiencia en este sistema nos encontramos con problemas como migrañas, fibromialgia y síndrome de colon irritable, los cuales hasta hace unos años no tenían una causa identificada. Así pues, al consumir cannabinoides obtenidos de plantas (fitocannabinoides) podemos suplementar estas deficiencias o incluso apoyar en el tratamiento de otras dolencias no necesariamente surgidas de una falta de endocannabinoides. Facebook Instagram

Sistema Endocannabinoide Leer más »

Productos de Cannabis

Durante años, el principal problema de la medicina cannábica fueron el desconocimiento de las dosis terapéuticas y los efectos secundarios no deseados. Con el paso del tiempo y mayor investigación y desarrollo esto ya no es un problema de ignorancia sino de disponibilidad y accesibilidad. El tetrahidrocannabinol (THC) fue el primer cannabinoide descubierto y sintetizado; se le atribuyeron todos los beneficios medicinales que se obtenían de la Cannabis, considerando sus efectos psicotrópicos como algo inevitable y fue por ellos que se prohibió la planta. Fue este desconocimiento el que llevó a la invención de cannabinoides sintéticos modelados mediante la estructura química del THC y que obtuvieron resultados favorables en el tratamiento de la náusea provocada por la quimioterapia y la espasticidad típica de enfermedades neurodegenerativas pero se veían opacados por el extracto crudo de la planta, es decir, un espectro completo. Posteriormente se descubrió al cannabidiol (CBD) y su diverso número de efectos benéficos sin el efecto narcótico; esto incitó al aislamiento del compuesto químico en concentrados. Si bien se obtuvieron gran cantidad de resultados favorables alrededor del mundo y con diferentes dolencias, estos seguían palideciendo a comparación del extracto crudo. Hoy día estamos en la tendencia de usar medicina cannábica que consiste de utilizar ambos CBD y THC en diferentes relaciones (una común es la 1:1). Sin embargo siguen existiendo formulaciones que provocan el efecto psicotrópico puesto que se desconocían las verdaderas dosis efectivas y esto trae disgusto a ciertos pacientes que por condiciones especiales o moralidad no quieren sentirse de tal manera. Tal es el caso pues ambos cannabinoides tienen efectos antagónicos y agónicos entre ellos y a diferentes cantidades. Es necesario señalar que las medicinas enfocadas a CBD deberán tener una relación CBD:THC de 20 a 1 para no sentir los efectos psicotrópicos, mientras que las enfocadas a los efectos benéficos del THC más que del CBD deben tener una relación CBD:THC de 8 a 1. A pesar de conocerse estas relaciones, aún no se conocen las dosis en cuestión de gramos. Diversos estudios señalan 2.5mg de THC como el límite para obtener algunos de sus beneficios sin ponerte “high” mientras que para el CBD se recomienda iniciar con dosis de 1 a 10 mg/kg de peso corporal y adaptar la dosis conforme a los síntomas del paciente. El consumo recreativo tiende a crear tolerancia en los consumidores y es el mismo caso con la medicina cannabinoide. Es necesario tener una rotación de dosis y cannabinoides y más aún si se trata de aislados de un solo cannabinoide. Idealmente se iniciaría con una cantidad de CBD acorde el peso corporal del paciente y que puede ir aumentando con el paso del tiempo. Si no hay cambios significativos, deberá agregarse THC u otros cannabinoides a la fórmula. Además es de considerarse la regulación en cada país. En México, se puede acceder a cannabinoides de dos formas: la compra de suplementos alimenticios que no tengan arriba del 1% de THC en su formulación y mediante tratamientos personalizados recetados y pedidos por doctores que cuenten con permiso de receta de estupefacientes. A esta ecuación también se le suman los terpenos que le dan olor al Cannabis pues también tienen efectos terapéuticos que hacen sinergia con los cannabinoides. Es por esto que el extracto crudo (también llamado “full spectrum/espectro completo”) de la planta tiene mayor valor medicinal. Los diferentes perfiles terpénicos de las plantas ofrecerán linalol, limoneno, cariofileno, mirceno, pineno y entre otros en diferentes combinaciones y con diferentes efectos. Finalmente también hay que mencionar a los productos aislados, es decir, que solo contienen un solo cannabinoides y que con los cuales se puede tener un control más riguroso del tratamiento aunque se necesiten dosis más elevadas. Es también libre de cualquier riesgo de psicotropicidad por el uso de THC.

Productos de Cannabis Leer más »